Comerse el hambre con ganas.