LA CAMPAÑA

Cada día 8.500 niños mueren en el mundo por desnutrición en un mundo que produce suficientes alimentos para todos. A menudo nos faltan palabras para describir esta situación.

Pero hay palabras que pueden erradicarlo. Acción contra el Hambre tiene un glosario de términos como tratamiento terapéutico, resiliencia, saneamiento… que sirve para luchar día a día contra la desnutrición. Pero necesitamos muchas más. Por eso esta vez te pedimos un donativo muy especial: danos tu palabra contra el hambre.

Con #PalabrasContraElHambre pretendemos utilizar la creatividad como punto de partida para generar una reflexión, un debate y una movilización a través de Internet y las redes sociales para acabar creando el Primer Diccionario Ilustrado contra el Hambre, una obra muy especial que confrontará términos clave de la acción humanitaria con las palabras inventadas e ilustradas por ciudadanos como nueva inspiración.

Se trata de un ejercicio de creación colectiva encaminado a redoblar y acelerar esfuerzos hacia una meta perfectamente realizable: el fin de la desnutrición infantil antes de 2030. Somos la generación que puede hacerlo posible.

Tres razones que unen las palabras
a la lucha contra el hambre:

1.

El hambre que no deja leer

A menudo hambre y analfabetismo van de la mano. Más allá de su punto de encuentro en la pobreza, desde Acción contra el Hambre hemos demostrado cómo la desnutrición, especialmente en los primeros mil días de vida (que empiezan a contar desde la concepción), afecta al desarrollo cognitivo e intelectual de los niños. Los niños desnutridos tendrán más dificultades para aprender a leer y escribir en la escuela. Esta diapositiva muestra la diferencia entre las conexiones neuronales de un niño sano y un niño desnutrido.

ES-101

2.

El lenguaje y la acción humanitaria: dos elementos en movimiento

El lenguaje es una base en constante mutación, un conjunto que evoluciona enriqueciéndose de nuestras expresiones, progresos, descubrimientos y del uso a diario de millones de palabras. El lenguaje cambia y se adapta constantemente a la nueva realidad. Algo parecido pasa con la lucha contra el hambre. Estar sobre el terreno implica una adaptación constante a nuevos contextos, nuevas amenazas, una reinvención continua en la que muchas veces nuevos conceptos surgen antes que nuevas palabras para definirlos.

3.

Palabras clave: entender mejor para una mayor implicación

Conocer, entender, elaborar, empatizar… estas acciones son el primer paso para cualquier cambio global. Las palabras (aunque también la imagen), son la base con la que moldeamos esta información sobre la que se construye después este proceso. No solo nos sirve para explicar las causas que vemos a diario sobre el terreno: también la soluciones. Con “Palabras contra el hambre” queremos compartir estos términos clave con todos vosotros y que podáis apropiaros de ellos. Son las herramientas con las que trabajará la generación que acabará con el hambre.